‘Operación Chamartín’, ha sonado la campana de salida

Será casualidad. Pero hace unos días publicaron los dos periódicos de mayor tirada de España, El País y El Mundo, sendos reportajes sobre la paralizada ‘Operación Chamartín’. Casi idénticos. ¡Qué casualidad! ¿De dónde partió la iniciativa? ¿De la carta de la alcaldesa Carmena al nuevo ministro de Fomento? ¿O del propio consorcio ‘Operación Chamartín’ para poner en actualidad dicha operación? Da igual. El hecho es el mismo. Ha sonado la campana de salida. La ‘Operación Chamartín’ vuelve a estar en marcha. Y rápidamente se ha implicado en el tema la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Cristina Cifuentes. ¿Por qué? ¿Cuál es su interés? Porque poco tiene que decir la Comunidad en este tema, salvo ser comparsa. Los actores principales son otros. ¿De dónde le viene el interés a Cifuentes? Todo se andará.

Lo cierto y real es que la carta de la alcaldesa Manuela Carmena existe. Es real. Carta al nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para desbloquear el tema. Y el ministro se pregunta qué tema es ese. Y ante su desconocimiento del tema ya están los actores buscando la forma de influenciar. Como es nuevo, lo ponemos de nuestra parte. Seguro que todos actúan con las mismas intenciones. Ponerlo de su parte. Carmena, la alcaldesa, quien echó para atrás el anterior plan, quiere que sean las Administraciones las que colaboren para alcanzar un nuevo acuerdo, sin negar la participación de otros actores. Pero sí evitando, sobre todo, la especulación inmobiliaria. Como Distrito Castellana Norte, la sociedad promotora del plan Operación Chamartín, quien desea un entendimiento rápido. Al servicio del banco BBVA y la inmobiliaria San José. RENFE, que de momento no opina. Los ciudadanos del barrio Fuencarral, divididos entre el sí y el no. Adif, organismo dependiente de Fomento y propietario de terrenos que guarda un prudente silencio y la Comunidad de Madrid, que sí opina. Por boca de la presidenta Cristina Cifuentes, quien en más de una ocasión ya se ha referido al tema. A su importancia para Madrid y a la creación de empleo que esta obra conlleva consigo. Dice que se crearán 120.000 empleos. Se ha limitado a leer, claro. Lo que otros escriben. Y el Ministerio de Fomento y su ministro, que como es nuevo, se tomará un tiempo para su estudio.

Pero es tema urgente. Desbloquear la gran operación urbanística de Madrid conocida como ‘Operación Chamartín’. Pretende transformar el norte de Madrid. Son terrenos ferroviarios e industriales obsoletos, en desuso, expropiados hace años a precios ridículos y que sus antiguos dueños reclaman equiparar a los precios actuales. Esta Operación se calcula que dejaría en las arcas de Adif unos 1.000 millones de euros. En el Ayuntamiento no se sabe. Y en los promotores, BBVA y San José, o sea, Castellana Norte, incalculable el beneficio. No hay máquina, de momento, que lo registre. Por lo que la necesidad de Madrid, la necesidad de los promotores Castellana Norte, la necesidad de ingresos de Adif y la necesidad política de la Comunidad hacen de la prolongación de la Castellana un tema de extrema urgencia para sus actores. Más cuando ya llevan con el mismo más de 20 años. En esos 20 años, los que los actores nunca se han puesto de acuerdo, ni siquiera cuando todas las administraciones eran del mismo color político, del mismo Partido Popular. ¿Por qué? Que conteste Ana Botella, la anterior alcaldesa, que también rechazó el proyecto de Castellana Norte.

En la Operación Chamartín ha llegado la hora de la verdad. Verdad que iremos contando a los lectores. Porque esta Operación tiene mucha letra. Gorda y menuda. La que nunca se lee. Y la que aclara demasiadas actitudes especulativas. La alcaldesa habla de la “mayor operación urbanística de la ciudad” y manifiesta “el interés del Ayuntamiento por desbloquear el proyecto”. Plantea un urbanismo racional mediante “un modelo que se desarrolle mayoritariamente sobre suelo público”. Y que las plusvalías reviertan en beneficio de Madrid. El proyecto del Ayuntamiento sustituye al promovido por Distrito Castellana Norte (DCN), una sociedad participada al 75,5% por el BBVA y al 24,5% por la constructora San José. El Ayuntamiento le llama ‘Operación Chamartín’ y supondrá la creación de 128.000 puestos de trabajo. Que calculan, porque nadie lo ha estudiado en profundidad. Pero lo de crear ‘puestos de trabajo’ queda muy bien en la actualidad. Plantea crear una zona destinada a servicios, mejorar las estructuras de los nudos Norte y de Fuencarral y reformar la estación de Chamartín, por lo que hay que contar con el Ministerio de Fomento.

La propuesta del Consistorio fue presentado en mayo como alternativa al proyecto de la promotora DCN bloqueado por los votos de Ahora Madrid y el PSOE en el pleno municipal, cuando estaba en la recta final y todo parecía ya consensuado. El Distrito Castellana Norte (DCN) preveía una inversión de 6.000 millones de euros para prolongar la Castellana 3,7 kilómetros y rediseñar 311 hectáreas. Quería construir más de 17.500 viviendas y algunos rascacielos, lo que habría significado para las arcas públicas unos beneficios de 3.300 millones de euros, según los cálculos de los promotores.

Así que toca esperar la respuesta del ministro. Distrito Castellana Norte (DCN) no tiene problema en negociar con el Ayuntamiento y alcanzar un acuerdo con todas las partes para llegar a un acuerdo. Les va el futuro. De la Serna, todos esperan su llamada. Mientras, tanto DCN como Fomento, como la Comunidad de Madrid han acudido a los tribunales. Pero el reloj avanza a toda velocidad hacia el final de año, 31 de diciembre, fecha en la que vence el convenio entre Adif y DCN para materializar la compra de terrenos ferroviarios.

Toca esperar, también, que la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, supere su ‘ataque de celos’ en los que parece moverse cada vez que alguien del Ayuntamiento dice una palabra. Porque al minuto ya le contesta de forma airada para intentar su supremacía, cuando sabe que la Comunidad tiene poco que cortar, salvo ir ‘persona de paz’ y buscar consenso. Su posición a favor del proyecto ‘Operación Chamartín’ de DCN más parece seguir intereses privados que intereses del común de los ciudadanos. Pero todo se andará. Este proyecto empieza a moverse. Ha sonado la campana de salida. Esperemos que para bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s