Artur Mas pide al Estado negociar el referéndum

Esto va en serio.  así lo dice. Haremos referéndum. Conseguiremos la independencia. Pero todo con diálogo. Con pactos. Con acuerdos. “Pase lo que pase”. Incluso si se consigue el Estado Catalán “habrá pactos y acuerdos”. Artur Mas ha venido a Madrid transformado. Se habrá contagiado de Puigdemont. Ha venido a Madrid como ‘El príncipe del diálogo”. Sorpresa. ¿Qué busca? Puede que suavizar las relaciones con la fiscalía y los juzgados. ¿Algo más? Seguro, pero no lo dice. Bueno, medioamenaza. Haremos el referéndum de todas, todas, ha venido a decir. Y nos independizaremos igual, aunque no haya negociación y quien perderá será España porque “perderá el 20% del PIB y se quedará con el 100% de la deuda”. Empezamos a negociar.

En el desayuno de Fórum de Nueva Economía, en un salón antiguo del Gran Casino y con pocos invitados para lo que es costumbre, el expresident Artur Mas hizo un repaso minucioso de las relaciones entre Madrid y la Generalitat desde el año 2005 y 2006 cuando la reforma del Estatut y su posterior sentencia en contra, por parte del Tribunal Constitucional. A su manera, claro. Siendo los catalanes “los apóstoles del diálogo” y el gobierno de Madrid el que ha cerrado las puertas a cualquier diálogo. Todo dicho con mucha suavidad. Con delicadeza. Sin molestar demasiado, sobre todo a los tribunales que es donde varios de ellos están. Ahí es donde duele. Por ahí es por donde Artur Mas va de bueno y dialogante. Y expone que Cataluña ya apostó porque “España sea un Estado de naciones” donde Cataluña tenga una relación bilateral entre sí y Madrid con un sistema fiscal propio. No como hizo el Tribunal Constitucional en la sentencia contra el Estatut que “expulsó a la mayoría de los catalanes del marco constitucional” en lugar de “haber diseñado un proyecto para Cataluña”, ha manifestado el expresident Mas.

Con mucha suavidad el señor Mas fue desgranando su hoja de ruta para Cataluña. Será como ayuda al president actual Puigdemont, o será para que no nos olvidemos de que él también existe. Y puede volver. No se resigna a jubilarse. A estar en segundo plano. Quiere marcar pautas. Aunque a veces no diferencia muy bien entre Estado y Gobierno de Mariano Rajoy. O pretende envolver a ambos estamentos para crear confusión. Puede. Su ironía tiene un alto nivel. Habrá “un proceso negociado y acordado” aunque “haya mucha tensión”, pronostica Mas. Y como el Gobierno de Madrid “no es probable” que acepte la celebración de un referéndum pactado, ha avisado Mas de que el clima de tensión “irá en aumento”. “Sólo se evitará si el Estado se sienta en una mesa a negociar”, manifiesta desde la tribuna. Los súbditos imponiendo deberes al Señor, la autonomía imponiendo deberes al Estado. No se nota el diálogo si antes de sentarse ya se impone el resultado. Pero Artur Mas lo ha dicho muy suavemente, sin darle importancia.

“El Estado no será ganador”, ha vaticinado el Expresident, adelantando el resultado antes de jugarse el partido, antes de sentarse. Quiere pactos, pero marcando resultados. No parece muy ético. Y mucho menos imparcial. Adelanta el resultado del referéndum, “se va a celebrar” y por eso busca al Estado para negociar. Una vez el Parlamento Catalán dé legalidad a la independencia, “que va a pasar”, también “habrá acuerdos”, pase lo que pase. Todo resuelto sin haberse sentado. Palabras de Mas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s